¿Qué son los derechos humanos?

Los derechos humanos son derechos basados en la dignidad inherente a todo ser humano y son el fundamento para instaurar la justicia y la paz en el mundo.

En el ámbito internacional, su reconocimiento y protección alcanzó su culmen el año 1945, después de la Segunda Guerra Mundial, con el documento constitutivo de la ONU (la Carta de las Naciones Unidas), que contempla, por primera vez en la historia y tras los actos de barbarie del nazismo, el objetivo del desarrollo y estímulo del respeto, en todo el mundo, de derechos humanos y libertades considerados fundamentales.

La Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, completó la Carta con el catálogo de esos derechos. Este documento, de gran fuerza moral y convertida en el fundamento político de los derechos humanos, ha generado la conciencia social actual, conformada por una ética universal que comprende valores como la vida, la libertad, la igualdad, la solidaridad y la paz.

Los derechos humanos son actualmente un elemento esencial del Derecho internacional y de los Estados democráticos. Los Gobiernos están obligados a promover y garantizar los derechos fundamentales reconocidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos, haciéndolos efectivos mediante leyes, estructuras jurídicas y políticas públicas. Comporta también el deber de su reconocimiento y el respeto por parte de los miembros de la sociedad, y de todos los sectores e instituciones de la misma.

Los derechos humanos son interdependientes. Ante los llamados nuevos derechos que contradicen los originarios (como el pretendido derecho al aborto que niega el de la vida, reconocido en el art.3 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, “todo individuo tiene derecho a la vida”), cabe devolver a la ideología de los derechos humanos su significado genuino. Reconocer nuevos derechos que pueden surgir de la evolución social requiere una sólida justificación y la coherencia con los originarios.

El Derecho Internacional en materia de Derechos Humanos se ha convertido en un referente universal y en un instrumento político para defenderlos, promoverlos y lograr hacerlos efectivos. El progreso de los derechos humanos en todos los países y a todos los niveles constituye un gran reto para el siglo XXI.