EEUU referente ProVida. Legado del presidente Donald Trump

El Gobierno de los EEUU prepara una legislación que defina el género de una persona con una base biológica científica
marzo 16, 2019
El aborto es reversible en Europa. Hungría y Polonia señalan el camino
marzo 8, 2021

Actualmente los EEUU son una gran referencia en la defensa del derecho a la vida de los niños no nacidos. Es indudable el éxito de su movimiento Pro-Life que cuenta con una gran influencia social y política en los distintos Estados, que están legislando a favor del nasciturus. A ello ha contribuido de forma decisiva la Administración del ya ex presidente republicano Donald Trump – defensor de la vida, la familia y el matrimonio, y contrario a la ideología de género –, cuya acción llegó hasta el Tribunal Supremo, logrando una mayoría propicia de jueces de largo plazo para conseguir el gran objetivo de la derogación del fallo Roe vs. Wade de 1973, que estableció el derecho al aborto en todo el país.

El ya ex presidente Donald Trump se despidió de su mandato declarando el 22 de enero de este año 2021 como el Día Nacional de la Santidad de la Vida Humana, tal y como hizo en 2018 y en 2019. Se dio la circunstancia de que ese día ya no era presidente de los EEUU, pues el abortista Joe Biden tomó posesión del cargo dos días antes, el 20 de enero.

En la proclamación del Dia Nacional de la Santidad de la Vida Humana 2021, la Casa Blanca público un mensaje del presidente Trump que es toda una reivindicación de su labor Pro-Vida:

Proclamación del presidente Trump del Día Nacional de la Santidad de la Vida Humana 2021

Cada vida humana es un regalo para el mundo. Ya sea nacido o no, joven o viejo, sano o enfermo, cada persona está hecha a la santa imagen de Dios. El Creador Todopoderoso da talentos únicos, sueños hermosos y un gran propósito a cada persona. En el Día Nacional de la Santidad de la Vida Humana, celebramos la maravilla de la existencia humana y renovamos nuestra resolución de construir una cultura de la vida en la que cada persona de toda la edad sea protegida, valorada y apreciada.

En este mes se cumplen casi 50 años desde la decisión del Tribunal Supremo de los Estados Unidos en el caso Roe v. Wade. Esta decisión constitucionalmente defectuosa anuló las leyes estatales que prohibían el aborto, y ha resultado en la pérdida de más de 50 millones de vidas inocentes. Pero las madres con coraje, los estudiantes valientes y los increíbles miembros de la comunidad y las personas de fe están liderando un poderoso movimiento para despertar la conciencia de los Estados Unidos y restaurar la creencia de que cada vida es digna de respeto, protección y cuidado. Debido a la devoción de innumerables pioneros Pro-Vida, el llamado para que cada persona reconozca la santidad de la vida está resonando más fuerte en América que nunca antes. En la última década, la tasa de abortos ha disminuido constantemente, y hoy en día, más de tres de cada cuatro estadounidenses apoyan las restricciones al aborto.

Desde mi primer día en el cargo, he tomado medidas históricas para proteger vidas inocentes en casa y en el extranjero. Reinstituí y reforcé la Política de la Ciudad de México del Presidente Ronald Reagan, promulgué una norma histórica en favor de la vida para administrar el uso de los fondos del Título Diez para los contribuyentes y tomé medidas para proteger los derechos de conciencia de los médicos, las enfermeras y las organizaciones como las Hermanitas de los Pobres. Mi Administración ha protegido el papel vital de la adopción religiosa. En las Naciones Unidas, dejé claro que los burócratas mundiales no tienen por qué atacar la soberanía de las naciones que protegen la vida inocente. Hace apenas unos meses, nuestra Nación también se unió a otros 32 países para firmar la Declaración del Consenso de Ginebra, que refuerza los esfuerzos mundiales para proporcionar una mejor atención sanitaria a las mujeres, proteger toda la vida humana y fortalecer las familias.

Como Nación, restaurar una cultura de respeto por el carácter sagrado de la vida es fundamental para resolver los problemas más apremiantes de nuestro país. Cuando cada persona sea tratada como un hijo amado de Dios, los individuos podrán alcanzar su máximo potencial, las comunidades florecerán y América será un lugar de mayor esperanza y libertad. Por eso fue mi profundo privilegio ser el primer Presidente de la historia en asistir a la Marcha por la Vida, y es lo que motivó mis acciones para mejorar el sistema de adopción y de acogida de nuestra nación, asegurar más fondos para la investigación del síndrome de Down y ampliar los servicios de salud para las madres solteras. En los últimos 4 años, he nombrado a más de 200 jueces federales que aplican la Constitución tal como está escrita, incluyendo tres jueces de la Corte Suprema: Neil Gorsuch, Brett Kavanaugh y Amy Coney Barrett. También aumenté el crédito fiscal para niños, para que las madres reciban apoyo financiero mientras asumen la noble tarea de criar niños fuertes y saludables. Y, recientemente, firmé una Orden Ejecutiva sobre la Protección de Recién Nacidos y Niños Vulnerables, que defiende la verdad de que cada recién nacido tiene los mismos derechos que todos los demás individuos a recibir cuidados que le salven la vida.

Los Estados Unidos son un ejemplo brillante de los derechos humanos para el mundo. Sin embargo, algunos en Washington luchan por mantener a Estados Unidos entre un pequeño puñado de naciones -incluyendo Corea del Norte y China- que permiten los abortos libres después de las 20 semanas. Me uno a innumerables personas que creen que esto es moral y fundamentalmente erróneo, y hoy renuevo mi llamamiento al Congreso para que apruebe una legislación que prohíba el aborto tardío.

Desde el principio, mi administración se ha dedicado a mejorar a todos los estadounidenses, y eso comienza con la protección de los derechos de los más vulnerables de nuestra sociedad: los no nacidos. En el Día Nacional de la Santidad de la Vida Humana, prometemos continuar hablando por aquellos que no tienen voz. Prometemos celebrar y apoyar a cada madre heroica que elija la vida. Y resolvemos defender las vidas de cada niño inocente y no nacido, cada uno de los cuales puede traer un increíble amor, alegría, belleza y gracia a nuestra nación y al mundo entero.

AHORA, POR LO TANTO, YO, DONALD J. TRUMP, Presidente de los Estados Unidos de América, en virtud de la autoridad que me confiere la Constitución y las leyes de los Estados Unidos, por la presente proclamo el 22 de enero de 2021, como Día Nacional de la Santidad de la Vida Humana. Hoy, hago un llamamiento al Congreso para que se una a mí en la protección y defensa de la dignidad de toda vida humana, incluyendo las que aún no han nacido. Hago un llamamiento al pueblo estadounidense para que siga atendiendo a las mujeres con embarazos inesperados y para que apoye la adopción y la colocación en hogares de guarda de una manera más significativa, para que cada niño pueda tener un hogar cariñoso. Y finalmente, pido a cada ciudadano de esta gran nación que escuche el sonido del silencio causado por una generación perdida para nosotros, y que luego levante sus voces por todos los afectados por el aborto, tanto los que se ven como los que no se ven.

EN TESTIMONIO DE LO CUAL, suscribo la presente este diecisiete de enero del año de Nuestro Señor dos mil veintiuno, y de la independencia de los Estados Unidos de América el doscientos cuarenta y cinco. DONALD J. TRUMP.

Más de doscientos congresistas han instado al Tribunal Supremo a reconsiderar el fallo Roe vs Wade

En enero de 2020 más de doscientos congresistas instaron al Tribunal Supremo a reconsiderar el fallo Roe vs. Wade, considerándolo «un precedente radicalmente inestable». La apelación fue firmada por 205 republicanos y dos demócratas. El documento, «amicus brief» (un informe pericial imparcial en un caso), en apoyo de una ley pro-vida de Luisiana, hace un llamamiento al Tribunal para que revise el fallo, que afirmó que el acceso al aborto es un derecho constitucional.

Argumentan los legisladores en su escrito que «Cuarenta y seis años después de que el caso Roe vs. Wade se decidiera, sigue siendo un precedente radicalmente inestable: dos de los siete jueces que originalmente se unieron a la mayoría, posteriormente lo repudiaron total o parcialmente, y prácticamente todas las decisiones referidas al aborto han estado muy divididas», «además, la jurisprudencia del caso Roe vs. Wade ha sido casual desde el principio. El fallo no sostuvo que el aborto era un derecho constitucional «fundamental», sino que sólo lo implicaba», añaden. El documento, también firmado por varios grupos Pro-Life, subraya la fuerte oposición al fallo y mantiene la esperanza de que el Tribunal Supremo, con mayoría de jueces nombrados por los presidentes republicanos, pueda revisar y revocar la ley.

El recurso de los congresistas llegó en un momento en que el derecho al aborto libre en los EE.UU. está cada vez más en precario. A nivel estatal, algunas leyes nuevas aprobadas recientemente por los legislativos de estados republicanos incorporan restricciones muy estrictas sobre el aborto. Alabama aprobó una prohibición total el año pasado, incluso para embarazos resultantes de violación o incesto, a menos que la vida de la mujer esté en peligro.

Aunque las elecciones celebradas en 2020 dieron lugar a la Administración del presidente demócrata Joe Biden, proabortista, no cabe pensar en un cambio en el rumbo Pro-Vida que lidera la sociedad civil, y que es un referente para Europa y en particular para España.