Francia instaura el delito de opinión: penas de cárcel por tratar de evitar los abortos

La justicia de la UE traslada a los Estados miembros la decisión sobre visados humanitarios
Marzo 13, 2017

Francia aprobó el pasado 16 de febrero una ley que castiga con dos años de prisión y hasta 30.000 euros de multa a los que se esfuerzan por el derecho fundamental a la vida y contra el aborto. La nueva ley sanciona a quienes “eviten o traten de evitar el aborto, por cualquier medio, incluyendo los electrónicos o en línea”, es decir se prohíbe disuadir del aborto a las mujeres.

Desde la llegada de los socialistas al poder en 2012 ha habido varias reformas tendentes a blindar el aborto como derecho de la mujer, lo que ha supuesto incrementar la desprotección del niño concebido y no nacido.

Con esta nueva ley impulsada por los socialistas se pretende impedir la libre acción de las páginas de internet de asociaciones antiabortistas que buscan convencer a las mujeres de que no aborten. La ministra de la Familia y del Derecho de la Mujer, Laurence Rossignol, ha acusado a esas webs de ofrecer “informaciones falsas” para introducir a las mujeres “en una especie de túnel que les lleva a dudar de su decisión” de interrumpir su embarazo.

Para la oposición conservadora y los colectivos antiabortistas, la ley supone una traba a la libertad de expresión e instaura el delito de opinión, y merma el margen de maniobra de quienes pretenden convencer a las mujeres de que no aborten.

La Iglesia Católica, a través de la Conferencia Episcopal, también se ha opuesto a la ley por “constituir un precedente grave de limitación de la libertad de expresión en internet” y “un atentado muy grave a los principios democráticos“.

En esta ley hay dos gravísimos problemas. Por una parte, el Estado no sólo renuncia a la tutela de los derechos fundamentales, sino que toma parte activa contra el derecho fundamental a la vida del niño concebido. Y por otra parte, instaura el delito de opinión, y como es sabido, este delito es preludio de dictadura.

En el inicio de las dictaduras sopla el viento del delito de opinión, que pretende eliminar la voz de quien no cumplen con el pensamiento “correcto”. Es preciso reconocer cualquier forma de dictadura desde el principio, también en sus nuevas formas, antes de que se fortalezca, y hay que cerrar filas y combatir cada intento de impedir la expresión de las ideas.

 

Leer más:

http://www.assemblee-nationale.fr/14/ta/ta0896.asp

http://www.lefigaro.fr/actualite-france/2016/12/01/01016-20161201ARTFIG00360-le-delit-d-entrave-numerique-a-l-ivg-vote-par-les-deputes.php